El Banco Mundial de Semillas de Svalbard

El Banco Mundial de Semillas de Svalbard

En un contexto de pérdida de biodiversidad el ser humano innova para asegurar su supervivencia. La agricultura es el pilar fundamental de nuestra alimentación y demanda más de la mitad de los recursos de agua dulce disponibles. Estos recursos se reducen progresivamente como consecuencia del Cambio Climático. Las plagas y enfermedades favorecidas por la movilidad internacional, los monocultivos y el clima cambiante se han convertido en una amenaza real. Por si fuera poco, los conflictos internacionales devastan recursos locales, incluso regionales o nacionales, que son difícilmente recuperables. En definitiva, en una actualidad en la que la Crisis Alimentaria ha pasado a considerarse un problema crítico a nivel mundial, un banco mundial de semillas que preserve el material genético de las diferentes especies agrícolas es una instalación estratégica imprescindible para asegurar su disponibilidad y nuestra supervivencia a largo plazo.

 

Svalbard Global Seed VaultCredit: Svalbard Global Seed Vault/Riccardo Gangale

En una iniciativa del Gobierno Noruego, el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos y el Banco Genético Nórdico, Noruega se ofreció candidata para la custodia de este valioso tesoro. Basándose en la experiencia previa del Banco Genético Nórdico que en el año 1984 había establecido un almacén de seguridad de semillas en una mina de carbón abandonada, la idea de la creación de una reserva a nivel mundial fue tomando forma. La consolidación del proyecto llegó gracias a diferentes motivos. La confianza que el gobierno de Oslo generaba a nivel internacional y su capacidad para financiar la infraestructura, hicieron que el resto de países vieran con buenos ojos la iniciativa. Las condiciones climáticas y geológicas del emplazamiento, con bajas temperaturas estables, suelos de permafrost y actividad sísmica prácticamente nula, resultaron ideales para lograr las condiciones que asegurarían el óptimo mantenimiento del material genético. Era imprescindible cumplir además con los criterios de accesibilidad necesarios para permitir el transporte seguro de las semillas y el mantenimiento o reparaciones que pudieran surgir en las instalaciones. Longyearbyen, la ciudad con más de 1000 habitantes situada más al norte del planeta en un archipiélago a 1400 km del Polo Norte, disponía de un aeropuerto internacional cercano y su red de carreteras hasta el punto elegido para el establecimiento de las instalaciones, terminaron de convencer al marco internacional. Una vez obtenido un estudio de viabilidad favorable y recibidos los apoyos internacionales necesarios, en 2004 el Gobierno Noruego adquirió el compromiso de manera oficial.

Las instalaciones se inauguraron el 26 de Febrero de 2008 y desde entonces cada país almacena en el banco de semillas sus variedades de cultivo sin que exista transferencia de propiedad. Noruega y la fundación internacional Crop Trust gestionan el Banco de Semillas. Crop Trust fue fundada en 2004 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Biodiversity International en nombre del CGIAR, y tras un acuerdo con Alemania, su sede se trasladó a Bonn en 2013. Su misión única es que la diversidad de cultivos mundial se conserve y esté disponible para afianzar la seguridad alimentaria futura. Por otra parte, se asegura de que el material sea inaccesible para cualquiera que no sea el depositante original.

 

https://www.flickr.com/photos/landbruks-_og_matdepartementet/21711571121/in/album-72157623004641656/ Credit: Svalbard Global Seed Vault/Riccardo Gangale

Las condiciones estándar de almacenamiento y preservación genética se aseguran en las instalaciones mediante un sistema de refrigeración artificial a 18 grados bajo cero. En caso de avería, se dispone de un tiempo de reacción suficiente gracias a la profundidad a la que se encuentra la bóveda de almacenamiento de semillas que fue excavada en la montaña y a sus condiciones naturales de contorno. Bajo rocas de entre 40 y 60 metros de grosor y situada a más de 100 m de profundidad (130 m sobre el nivel del mar), se encuentra rodeada de permafrost (suelo permanentemente congelado) con temperaturas estables entre -3 y -4 °C.

 

https://www.flickr.com/photos/landbruks-_og_matdepartementet/21711571121/in/album-72157623004641656/Credit: Svalbard Global Seed Vault

La capacidad de almacenamiento asciende a 4.5 millones de partidas de semillas. Tras recientes reformas que han reforzado la estructura, la seguridad y la impermeabilidad del túnel de acceso, entre otros, más de un millón de semillas se conservan actualmente en una de las tres salas disponibles para ese fin. Tras las recientes incorporaciones de Inglaterra, Colombia, Perú, Costa Rica, Brasil y Estados Unidos, el número de especies diferentes supera las 5000. En paralelo, su utilidad ha sido recientemente demostrada por haber servido para la recuperación del banco de semillas del Centro Internacional para las Investigaciones Agrícolas en las Zonas Áridas (ICARDA), que se vio gravemente afectado por la guerra en Siria.

Parece que con iniciativas como esta lograremos el objetivo para 2030 de desarrollo sostenible de la ONU de acabar con las hambrunas, así que sonríe y Siéntete Eco.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=2_OEsf-1qgY&list=LLOQEyAZ1noCPy5VUG_gdi_Q&index=1492

Credit: Veritasium

Deja una respuesta